2 de marzo de 2011

Y todo se perdió en un instante... [Relato]

Y si un día te levantaras de tu cama, tan sonriente como siempre, la luz del sol entrando por la ventana,  pegando en tus adormecidos ojazos, bajaras por las escaleras corriendo como siempre, a toda pastilla para no llegar tarde al instituto y vieras que tus padres no están. Y eso fue lo que le paso a ella. 

Se despertó como todas las mañanas, con esa sonrisa en la cara que nadie se la quita, se acercó a la ventana y miró como siempre, el mar a través de sus verdosos ojos, tan bonito y azulado como cada día. Bajó las escaleras rápidamente para prepararse el desayuno e ir al instituto que tan poco le gustaba. Pero, esa mañana sucedió algo, que la aterrorizó. Llamó a su madre para darle los buenos días:

-¡Mamááááá! ¿Dónde estás? ¿Has sacado a pasear a Bonny? -gritó.-
Pero nadie le respondía.

-¿Papá? ¿Estás en el salón?.-se dirigió al salón, pero vio que allí no estaba, miro también por el baño y la cocina otra vez, tampoco se encontraban allí. ¿Y su hermano Jonás?.

-¡¡¡¡¡JONÁÁÁS!!!! -gritó con todas sus fuerzas como si fuera lo último que saldría de su pequeña boca, pero, tampoco contestó, ¿qué estaba pasando?. Subió las escaleras como una moto, miró por su habitación, por la de Jonás, por la de sus padres, en el baño hasta en la sala de planchar, también.
Nada le encajaba en su pequeña cabeza, salió por la puerta principal de su casa, iba a avisar a su vecina de al lado, ¿y que se encontró? pues que todo estaba desierto, no había ni un transeúnte por las aceras, ningún coche, en esos momentos deseaba con todas sus fuerzas que pasara una de esas motos que hacen tanto ruido por la noche y que nunca la dejan dormir, lo prefirió antes que todo eso. Llamó a la puerta de su vecina, nadie contestaba, llamó a la vecina de su otro lado y tampoco contestaban, todo era muy raro, no sabía que pasaba. Entonces se dio cuenta de que podía llamar a su mejor amiga, entró otra vez en su casa, cogió su teléfono móvil, marcó el número, que como todos los días la llamaba ya se lo sabía de memoria, pero volvió a suceder, nadie contestaba.
Algo extraño estaba pasando y ella no sabía que era, ¿qué había pasado con todas las personas a las que quería? o mejor ¿qué había pasado con todo el mundo?. Después de muchas horas vagando por su casa y por alrededor, llamando a quien se le pasara por la cabeza se dio cuenta de que no había nadie a su alrededor se había quedado sola, completamente sola. Se encerró en su habitación, con llave incluida, y se derrumbó en su cama, se hechó a llorar, ahogando sus lágrimas entre los cojines, quería morirse, ningún ser querido estaba a su lado, ni los no queridos, se encontraba sola en ese pequeño mundo.

Hubiera deseado hacer miles y miles de cosas con todos ellos pero, por algo extraño que ni ella sabía no pudo, quería pedirles perdón a todas aquellas personas con las que se había portado mal y dar las gracias a todas las que le habían ayudad en los peores momentos, pero repito no pudo.

Sólo tengo que decir una cosa más, vive cada momento como si fuese el último día, porque lo que le pasó a ella, fue infernal y muy doloroso, y si tienes que pedirle perdón a alguien hazlo pronto y dale gracias a todas aquellas personas que amas con todo tu corazón.

[Gracias a todos mis seguidores, que ya somos 67, os quiero mucho de verdad, y si te gusta la entrada ya sabes ¡comenta! Si tienes alguna pregunta AQUÍ, un beso de chocolate para todos.]                          

5 comentarios:

  1. Toda la razón, nos empeñamos en dejar todas las cosas para después con eso de "no pasa nada, mañana ya lo haré, ya le diré que lo quiero, dejaré de estar enfadada con ella, le pediré perdón" y mil cosas más igual. Pero no nos damos cuenta de que alguna vez tal vez no haya mañana posible (por muy drástico que parezca)

    Un besiito :)

    ResponderEliminar
  2. Mee ENCANTAAA tu blooooog!!
    te sigooo vaa? (:
    uun beso(k)

    http://brokeallyourpromises.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. De tú niña (:3.3.11

    Amo como escribes, todo ello es como si me transportara en este caso a esa situación, no dejes de escribir nunca pequeña, que vales mucho, un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, gracias y mil gracias a todos, os quiero.

    ResponderEliminar

Envíame unos cuantos susurros con este polvo de hadas que te he dejado a tu izquierda.