7 de febrero de 2011

Me encantaría atarme mil quinientos ochenta y cinco globos a la mano. Volar, observando a los pájaros emigrar de un lado para otro. Luego divisar a lo lejos unas pequeñas nubes esponjosas, como si fueran de algodón dulce del que me compra mi abuela todos los años en las fiestas. Llegar hasta ellas, y poder sentarte como si fuera un banco de algún paseo marítimo. Que se acerque una pequeña cigüeña principiante, y te diga, "Un encargo para una persona buena, humilde y honrada.", y responderle que esa eres tú, que te entregue en mano a tu primer hijo envuelto en unas mantas que sujeta el pico de la pequeña ave. Pero con tan mala suerte que todo esto solo le ocurre, a una persona de cada millón.

7 comentarios:

  1. Me encanta (: . El texto y la imagen ! . Soy nueva en blog. Pasa por el mio si qeres (: ya te sigo !

    ResponderEliminar
  2. Me encanta :)
    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Es un texto precioso, pero corrige la palabra nubes que se te colo la v. :) Bonito, bonito, un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. :) te sigo. Me sigues? Pásate.

    ResponderEliminar
  5. Joo yo tambien me cogería a tantisimos globos! :) me gusta mucho el texto! Muchas muchas muchas gracias por pasar por mi blog! :)
    un besico!

    ResponderEliminar

Envíame unos cuantos susurros con este polvo de hadas que te he dejado a tu izquierda.