24 de febrero de 2011

Tiempo de juventud.

Hoy no os traigo temas de amor, ni tampoco un relato, hoy os vengo a hablar de lo mejor que hay en el mundo entero: el verano. 
Es un tiempo muy esperado, porque tras laaargos meses de estudio, exáctamente 8 meses y medio quitando las demás vacaciones, todo ese tiempo que llevamos chapando mates, física, historia, lengua... Todas esas horas que nos hechamos delante del libro intentando que se nos quede algo en nuestra pequeña cabecita; esas horas en la biblioteca haciendo con el compañero siguiente a la lista miles de trabajos, que después de muchísimas risas, siempre se consigue terminarlo y con buena nota; todas las veces que nuestra madre/padre nos dice "¿Quieres que te pregunte la lección?", "mamá por favor, ya no soy una niña y puedo estudiar yo solita". Después de todo estos esfuerzos nos viene recompensado algo, algo magnífico, extraordinario: el verano. 
Algunos diréis que no os gusta el verano, que si porque tengo mal cuerpo para ir a la piscina, que si no me gusta el sol, que si prefiero el invierno... pero al fin y al cabo todos nos lo acabamos pasando bien ¿o no? Puedo decir con certeza, que tengo muchísima suerte de pegarme los veranos que me pego, en la playa, viendo el mar, la caliente arena brillando por el sol, porque muchas personas no pueden disfrutar de todo lo que disfruto yo y otros tantos en el verano, y me encantaría decirles todo lo que se siente.

Un día cualquiera de un veraneante en la playa:
-Se levanta, el sol le pega en toda la cara pero ¿qué más da? ¡es verano!. Se dirige hacia la cocina, se prepara su leche con galletas y para adentro. Luego le llama la/el amig@ para ver si quere salir a pasear para disfrutar del soleado día. Acepta. Van por el paseo marítimo, mirando al horizonte, el mar desprende un aroma cálido que envuelve toda la esencia de los dos acompañantes, y eso que el agua está muy fría. A continuación acaban el paseo y se dirigen los dos respectivamente a sus casas, comen, normalmente si está cerca de el mar suele aprovechar para comerse una buena merluza, un salmón o simplemente unos mejillones. Se hecha su siesta y a las 5 en punto (la hora perfecta para ir a la playa, porque si vas antes te quemas con el sol y si vas más tarde el sol ya se habrá ocultado), como todos los días, prepara su pequeña bolsa de la playa, y para allá. Llega a la playa, abarrotada de gente como siempre, se coje su sitio, extiende la toalla, coloca la sombrilla debajo de esta y a achicharrarse bajo el brillante sol, y después...¡al agua, patos! Nada y nada sin parar, bucea, hace el pino, la voltereta, y vuelve a nadar. Vuelve a su toalla y se seca, cuando el sol se está ocultando y ya no queda casi nadie en la playa, se dirije hacia la orilla del mar, y mete muy despacio los pies, el agua está fría. Cena, da su último paseo del día, y para la cama.

Todos los veraneantes pueden hacer multitud de cosas, sobretodo los de ciudad, quienes pueden ir al cine, disfrutar de un día de compras con tu mejor amig@, irse a una gran fuente y salpicarte con tus amigos (¡buena experiencia!), coger el coche e ir con tus padres a visitar el pueblo que tanto les gusta a ellos, tomarte un buen helado (muy rico si es de chocolate blanco) o simplemente quedarte en la terraza de tu habitación viendo todas las vistas, pasar a la gente, el sol, el cielo, el pio-pio de los pájaros...

Solo os voy a dar un pequeño pero gran valioso consejo, si de verdad deseas todas estas cosas, haz un pequeño esfuerzo y cúrrate el curso para que luego tu madre no quiera dejarte en casa por tus notas, y mis últimas tres palabras: ¡Disfruta del verano!
-----------------------------------------------------------------------------
Después de todo esto, lo primero que os tengo que decir, es que muchísimas, pero muchísimas gracias a todos los que me seguís, porque ya somos 55 personitas, que leen mis entradas, que me apoyan, que me encantan, pero sobretodo que me aconsejan sobreo cómo mejorar mi blog, muchísimas gracias, os lo digo de todo corazón.
Me encanta que comentéis la entrada y me digáis que tal os ha parecido, que tengo que mejorar, que no, etc...
Alguna duda, o simplemente curiosidad aquí.
Nuevo tuenti, ya van dos veces que me lo quitan.

9 comentarios:

  1. Cielo, tan genial como siempre!
    Yo sinceramente, soy más de invierno, de frío y mantas.. pero el verano es también increíble e inolvidable(:
    Qué ganas de que llegue..
    Un beso! (L)

    ResponderEliminar
  2. A mí el verano me gusta, pero sí es verdad que prefiero el frío, pero esas vacaciones de verano nadie me las quita :)

    ResponderEliminar
  3. verano es sin duda la mejor estación del año, sobre todo si tienes la playa cerquita :)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucha esta entrada porque me sentí identificada con ella >< Yo también me re emociono cuando empieza el verano porque se acaban las clases y puedo disfrutar y descansar luego de casi todo un año de estudio agotador, Tu blog es hermoso. Te Sigo~

    ResponderEliminar
  6. Bonita entrada, pero como odio que esto pase... la parte norte del mundo comienza sus vacaciones y yo... las estoy terminando :(

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  7. Me gustan todas tus entradas. Tu inspiracion *-* Te sigo linda, espero que pases por mi blog también si? Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todas de verdad, sois geniales (:

    ResponderEliminar

Envíame unos cuantos susurros con este polvo de hadas que te he dejado a tu izquierda.